CIUDAD DE MÉXICO. “Sí soy yo, para todas las personas que preguntan si soy la verdadera, la real”. Sandra Ávila Beltrán, conocida como la Reina del Pacífico, ha vuelto a la vida pública. La mujer que fue la femme fatal del narcotráfico mexicano de los años ochenta ha reaparecido, a los 61 años, con una cuenta de Tik Tok.

Su usuario en la red social de los videos se volvió en pocas semanas muy popular, además de estar presente también en Instagram y Facebook. Con una imagen muy distinta a aquella que mostró cuando dejó la prisión en febrero de 2015, la Reina del Pacífico enseña detalles de su vida personal y cuenta a sus seguidores sus rutinas de belleza.

Las primeras imágenes de Ávila Beltrán en redes sociales aparecieron a finales de junio. Los seguidores que fue ganando preguntaban al principio si se trataba realmente de la Reina del Pacífico. Varias cuentas que llevan su nombre, muchas administradas por fanáticos, publicaron imágenes suyas durante años.

“Esta es la única cuenta real, manejada personalmente por mí”, aclaró la mujer en su primera publicación en Tik Tok el 29 de junio. En el video se puede ver una fotografía fija de ella en la playa con la canción que lleva su nombre de Lidia Cavazos. Más tarde, el 4 de julio, hizo otra publicación donde vuelve a insistir en que esa cuenta es oficial, esta vez en un video grabado.

Ávila Beltrán fue detenida el 28 de febrero de 2007 junto a su pareja, Juan Diego Espinosa, alias El Tigre, al salir de un restaurante Vips en Ciudad de México. Durante años había sido perseguida por las autoridades estadounidenses y mexicanas. Se la vinculaba con los narcotraficantes más importantes y se le acusaba se ser parte de las redes de tráfico de drogas entre los dos países, pero su poder en el mundo de los mayores capos nunca pudo ser realmente comprobado en los tribunales.

Tras pasar siete años en prisiones de Estados Unidos, donde llegó a un acuerdo judicial, y de México, fue liberada luego de que un juez revocara la única sentencia en su contra, una por lavado de dinero.

Aquel día de 2015 se vio a una Reina del Pacífico apagada, con el pelo entrecano, dejar la cárcel. Su fama se construyó en parte por una cuestión genética: era sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo, considerado en los ochenta el Jefe de Jefes del narco mexicano. Pero también por ser la única mujer entre todos los capos, de imagen exuberante y gustos extravagantes. Su pasión por las joyas quedó evidenciada cuando catearon su casa, después de su arresto, e incautaron 179 piezas de joyería.

Imágenes de una Reina del Pacífico más apaciguada pero igual de agraciada pueden verse ahora en su cuenta de Tik Tok. Mezcladas con posteos de frases, narcocorridos y canciones que ensalzan la figura de la mujer que una vez fue. En una publicación que acompaña la canción de la banda mexicana los Tigres del Norte se escucha: “Digna la reina de reinas, ante la ley no se inclina. Camina con pies de gato, la cuerda floja domina. Entre más bella la rosa, más peligrosa la espina”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: