NUEVA YORK. La Reserva Federal de Estados Unidos informó este miércoles su decisión de subir en 75 puntos base su tasa de interés, para colocarla en un rango de 2.25-2.50%.

Se trata de la segunda vez consecutiva que la Fed realiza un alza de este nivel en su tasa de interés, una decisión que busca controlar la elevada inflación que registra Estados Unidos, la cual hasta el mes de junio fue de 9.1%.

Con el alza de 75 puntos básicos del mes pasado, la más alta desde 1994, y las de mayo y marzo, la Reserva Federal ha subido sus tipos de interés un total de 225 puntos básicos este año, en medio de su lucha contra la inflación.

Durante su anuncio, la Fed indicó que la inflación permanece elevada, reflejando desequilibrios de oferta y demanda relacionados con la pandemia, como mayores precios en los alimentos y energía.

La inflación sigue siendo elevada, lo que refleja los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de los alimentos y la energía, y las presiones más generales sobre los precios, dijo el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), encargado de fijar las tasas.

La tasa de interés se encuentra ahora en el nivel que la mayoría de los funcionarios de la Fed consideran que tiene un impacto económico neutro, marcando de hecho el fin de los esfuerzos de la era de la pandemia para fomentar el gasto de los hogares y las empresas con dinero barato.

El último comunicado sobre política monetaria ofreció pocas orientaciones explícitas sobre las próximas medidas que podría tomar la Fed, una decisión que dependerá en gran medida de si los próximos datos muestran que la inflación empieza a ralentizarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: