MANILA. Un poderoso terremoto de magnitud 7.1 sacudió el miércoles la isla de Luzón, en el norte de Filipinas, matando al menos a cinco personas, dañando edificios y provocando fuertes temblores en la capital, Manila.

Así mismo, al menos 64 personas resultaron heridas y 173 edificios dañados, dijeron las autoridades, muchos en la provincia de Abra, a solo 11 kilómetros del epicentro del terremoto. Se han registrado más de 200 réplicas en el área, según la agencia estatal de sismología, y también se informaron 58 deslizamientos de tierra después.

“A pesar de los tristes informes sobre los daños causados ​​por el terremoto, estamos asegurando una respuesta rápida a los necesitados y afectados por esta calamidad”, dijo el presidente Ferdinand Marcos Jr.

El terremoto golpeó cerca del bastión político de la familia Marcos.

Un hospital en la provincia de Abra fue evacuado después de que el edificio colapsara parcialmente, pero no se reportaron víctimas allí, dijeron las autoridades.

Filipinas es propensa a los desastres naturales y está ubicada en el “Anillo de Fuego” del Pacífico sísmicamente activo, una banda de volcanes y fallas que se arquean alrededor del borde del Océano Pacífico. Los terremotos son frecuentes y hay un promedio de 20 tifones cada año, algunos de los cuales provocan deslizamientos de tierra mortales.

Eric Singson, congresista de la provincia de Ilocos Sur, también en el norte, dijo a la estación de radio DZMM que el sismo se sintió con fuerza allí y duró 30 segundos o más.

“Pensé que mi casa se caería”, dijo Singson. “Ahora, estamos tratando de llegar a la gente. En este momento hay réplicas, así que estamos fuera de nuestra casa”.

El sismo dañó edificios patrimoniales en la ciudad norteña de Vigan, conocida por su antigua arquitectura colonial española, en la costa oeste de Luzón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: