No se enojen mis queridos #AMLOvers, pero pues resulta que el nacido en Macuspana, Tabasco, declaró este pasado martes que el tren Maya (uno de sus caprichitos), no costaría como se programó, 7 mil millones de dólares, sino que, ya saldrá en casi el doble o el triple, es decir, entre 15 y 20 mil millones de billetes verdes.

Y lo mismo pasa con la refinería Olmeca, la cual, aún cuando ya la inauguró, le falta más de la mitad para que esté operando al 100%.

Y del proyecto del transístmico mejor ni hablamos, porque aún cuando no quita el dedo del renglón y, por el tiempo que le queda, ya suena complicado.

Al aeropuerto Felipe Ángeles, le faltan un buen de lana también para tener, mayor afluencia.

Luego entonces suena lógico que, Andrés Manuel, en su mañanera de esta misma semana, asegura que, en el último tercio de su gobierno, entraremos de lleno a la pobreza franciscana. ¿Okeiiii?

¿Qué significa para nosotros, los humildes y olvidados sonorenses? Pues, que lo más probable es que no habrá mucha lana para hacer obras de infraestructura en el presente gobierno, más allá de los cuatro proyectos de AMLO de los que escribí arribita y por supuesto, también, para los cientos de miles de millones de pesos que reparte entre la población y que, los convierte, en votos para el 2024. Pero casi no habrá lana para nada más, ¿eh?

Y analicemos: México y su presidente, a como transcurre el entorno mundial, no ha corrido con la mejor de las suertes. La pandemia provocó una inflación mundial, a la cual se suma la guerra de Rusia contra Ucrania (lo que incide en desabasto y encarecimiento en granos y materias primas).

Y si bien es cierto que el petróleo del cual México es productor, ha subido en algunos casos por arriba de los 100 dólares, la verdad es que ese dinero extra que obtiene México se gasta en subsidiar las gasolinas y evitar el gasolinazo tan temido, y que le costó al ex presidente Peña Nieto una caída en su popularidad. Y eso, caer, no quiere don habitante del Palacio.

Además, existe otro punto que no se ha analizado a fondo. El Gobierno mexicano, ha subido varias veces la tasa de interés de sus bonos de tesorería, lo cual significa que tarde o temprano se tendrá que pagar más a quienes internacional y nacionalmente, los adquieran. Esto significa que, de momento es un paliativo para contener la inflación, pero con un alto costo.

Entonces, seamos realistas, de todos los proyectos que se mencionan para Sonora en un futuro, pues, muy dificultosamente existirá el dinero para realizarlos.

Chin, otra vez, salimos jodidos.

LALO FLORES

No tengo, ningún hard feeling con Eduardo Flores Moreno, excandidato de Movimiento Ciudadano, como algunos me preguntaron en redes sociales, luego de que publiqué un tweet donde le dije incongruente.

Al principio, cuando me dijeron que Lalo se marchaba al PAN, lo dudé y hasta podría haber apostado que era una falsedad.

Pero luego, cuando me mandaron un vídeo al lado del dirigente estatal de ese partido azul, es decir, Gildardo Real, y donde acepta la invitación, sentí como un balde agua helada en mi cabeza.

Pues pasa que Lalo fue uno de los principales opositores a la construcción del Acueducto Independencia, y hasta fue uno de los voceros más activos del No al Novillo, y un acucioso crítico del exgobernador Guillermo Padrés Elías.

Es más, tristemente, los padrecistas se burlaron de su decisión: Vinko Sagrestano, padrecista de hueso azul, le escribió un tweet. “Bienvenido Eduardo… Los Padrecistas (sic) te damos la bienvenida al PAN… Viva el acueducto independencia (sic).

Y luego el Pelochas Jorge Morales le escribe: #SíalNovillo.

¿Así, o más sarcasmo?

De momento pensé que, cada quien es libre de irse de un partido a otro, cuando no encuentra lo que busca en donde milita o le abrió las puertas para ser candidato a diputado federal, pero pues, Padrés, el traidor a los cajemenses, sigue siendo uno de los principales miembros del PAN y obviamente, en los partidos, si se pretende escalar, se hace lo que dicen los machucones, y el Memo, lo es porque lo es en ese partido.

Donde ya si no pude reservar mi opinión, fue cuando en una entrevista tergiversa las cosas y habla de Abel Murrieta y compara que él, hubiese querido lo mejor para Cajeme.

Y hubo hasta alguien que aseguró que Abel, buscó la candidatura por el PAN en el 2018, luego de haber perdido la interna en el PRI contra Faustino Félix. Falso y ruin afirmarlo así.

Los que sí buscaron a Abel ese año, fueron gente de Morena, quienes, de alguna manera me pidieron fuese puente. Cuando al fin se reunieron, Murrieta, un hombre de leyes, les comunicó que esto era imposible, pues la legislación electoral prohíbe que, quien haya competido en la elección interna de un partido y pierda, pueda ser candidato por otro distinto.

Complicado para Lalo, pero, seguro, por su incongruencia, muy dificultosamente obtendrá lo que desea, a menos, que no sean votos.

Por lo pronto, No al Novillo.

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: