KABUL. Las inundaciones que sacuden desde hace un mes a Afganistán han dejado 182 muertos y 250 heridos, informó este jueves el portavoz del régimen talibán.

Más de 3 mil casas quedaron destruidas por las lluvias torrenciales, así como tierras agrícolas, sobre todo en el este del país, dijo Zabihullah Mujahid. También perecieron más de un millar de cabezas de ganado, agregó.

Mujahid advirtió que si las inundaciones se agravan Afganistán “no dispondrá de recursos suficientes para suministrar la ayuda” a los damnificados, por lo que llamó a las organizaciones humanitarias a ayudar al gobierno.

El cambio climático, la mala gestión de las infraestructuras por parte de “gobiernos anteriores”, así como la sequía que afectó los suelos, ayudaron a agravar la situación, consideró el portavoz de los talibanes.

Decenas de afganos mueren cada año a causa de las lluvias torrenciales, en particular en las zonas rurales pobres, donde las casas construidas sumariamente pueden derrumbarse fácilmente.

Desde el retorno al poder de los talibanes en agosto de 2021, Afganistán está sumido en una grave crisis financiera y humanitaria, provocada por el congelamiento de miles de recursos en el extranjero y el cese de la ayuda internacional, actualmente a cuentagotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: