Martín Mendoza / MO

El inesperado deceso de un niño de dos meses de nacido, provocó la movilización de personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado, a un domicilio de la colonia Matías Méndez.

Lo anterior ocurrió poco antes de las 8:30 de la mañana de este jueves.

Dulce María, de 18 años, madre del pequeño, dijo momentos antes había amamantado a la criatura.

Después de esto, lo acostó en su cama y veinte minutos más tarde al revisarlo se percató que el niño no respiraba.

Angustiada por lo que estaba sucediendo llamó a su marido Luis Enrique, de 32 años.

Y le comentó que tras revisarlo había tratado de reanimarlo sin obtener resultados, en virtud de que el menor ya no reaccionó.

Al suponer que este había dejado de existir llamó al teléfono de emergencias 911.

De esta forma, acudió personal de la Policía Municipal y peritos de la fiscalía estatal.

Fue uno de los médicos legistas quien determinó que el bebé murió por broncoaspiración y el hecho quedó descartado como un caso legal.

Sin embargo, el hecho generó la movilización de autoridades policiacas e investigadoras, ante la expectación de los vecinos de ese populoso sector del oriente de Ciudad Obregón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: