Tras pasar más de 10 días hospitalizada, la señora Rosario falleció, convirtiéndose así en una víctima colateral más de la violencia que se vive en Cajeme.

El pasado miércoles fue sometida a una cirugía más, para tratar de salvar su vida. La bala que le impactó quedó alojada en su cuerpo, no pudo ser retirada.

El 22 de agosto, Rosario se encontraba en la unidad deportiva de la Colonia Cortinas, donde se dedicaba a vender dulces, mientras se llevaba a cabo un torneo de basquetbol.

Fue esa noche cuando ocurrió una balacera por la calle Chapultepec y Coahuila, donde resultaron heridas de bala dos personas ajenas a la agresión. Una de ellas fue Rosario, quien tuvo herida en el tórax y debió ser hospitalizada.

Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: