Los economistas dicen, o decían, que el milagro mexicano fue después de la segunda guerra mundial y duró, hasta el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, 1964 a 1970.

Este poblano, fue quizá, uno de los presidentes más intolerantes que ha tenido México, sin embargo y luego de la matanza de Tlatelolco, en su siguiente informe dijo: “Hemos sido tolerantes, pero todo tiene un límite”… ajá

En su tercer informe de gobierno, es decir, 3 años después del Jueves de Corpus en 1971 donde los Halcones, un grupo paramilitar irrumpió en una manifestación estudiantil, golpeando y matando estudiantes del IPN, Echeverría dijo: “Hemos preservado la paz social”, y tal vez sí, pero a punta de jodazos.

Otra frase que recuerdo mucho de esa época, es cuando entrevistan al Díaz Ordaz, un hombre francamente no beneficiado en el físico, cuando declaró sobre su sucesor Luís Echeverría: “A mí me hacían chistes por lo feo, no por pendejo”.

José López Portillo, en su VI informe de su fatuo y banal gobierno, declaró „Ya nos saquearon. México no se ha acabado. ¡No nos volverán a saquear!“, como si no fuese responsable de la alta corrupción de sus funcionarios, donde, y solamente para poner un ejemplo, su esposa, Carmen Romano, viajaba por el mundo entero con un piano Steinway, y para ello contrataban toda el área de carga de los Jets, con el altísimo costo que esto significaba.

Pero JOLOPO fue más allá en ese su último informe, luego de que el peso se encontraba devaluado y la economía mexicana en crisis, con lágrimas (de cocodrilo), dijo: „A los desposeídos y marginados, a los que hace seis años les pedí un perdón que he venido arrastrando como responsabilidad personal”; pues sí, él ya estaba disfrutando de su casona, denominada la Casa del Perro.

En su último informe de Gobierno, Miguel de la Madrid declaró que, las elecciones de ese junio, “fue un proceso electoral de importancia histórica”, ante lo cual, los diputados Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Luján, le reclamaron a grito pelado que la caída del sistema donde le robaron la votación a Cuahutémoc Cárdenas para dárle el triunfo a Carlos Salinas de Gortari (remember Bartlett).

En su último informe de gobierno, Carlos Salinas de Gortari pronunció lo que sería, su frase más célebre, refiriendose a la oposición: “Ni los veo ni los oigo”

Ernesto Zedillo, un tecnocráta puro, en su cuarto informe de gobierno dijo: “Con toda honestidad, señoras y señores, debemos admitir que en la seguridad pública, los tres poderes de la Unión y los tres órdenes de gobierno le hemos fallado a la ciudadanía”, y eso que, no estábamos en los niveles de insegurida pública que luego se acentuaron con Calderón, Peña y se ha desbordado con López Obrador.

Vicente Fox, rodeado por diputados “guaruras”, entregó su último informe de Gobierno entrando al recinto parlamentario por el sótano, ante los reclamos de las huestes de AMLO que aseguraban que Calderón les había robado la elección. “Ante la imposibilidad de dar un mensaje, me retiro”, dijo.

En el año 2010, se modificó la manera en que los presidentes deberían entregar su informe, para luego dar un discurso, y, para evitar las increpaciones, el Secretario de Gobernación sería quien, entrega al mamotreto de informe. Sin embargo, después de ello, se hace un discurso privado, donde podemos rescatar frases de Felipe Calderón: “El objeto medular del Gobierno es lograr la seguridad pública de la ciudadanos y no única ni principalmente combatir al narcotráfico” y agregó: “Combatimos con determinación al crimen organizado porque es nuestra obligación constitucional y ética, porque es el ámbito delictivo que compete al ámbito federal y porque el crimen organizado ha alterado de manera significativa la paz de los ciudadanos”. Una joyita, ¿no?

Peña Nieto, el presidente más cínico que ha parido México, tuvo, en su último mensaje, frases célebres: “Estoy consciente de que no alcanzamos el objetivo de dar paz y seguridad a los 32 estados.” Además, otra joyita: “Gracias a mi esposa Angélica por la compañía, la fortaleza y el apoyo permanente, que incondicionalmente me ha dado”, luego, se divorció, jeje.

Se me acaba el espacio, pero, no me quiero ir sin destacar algunas frases de López Obrador en su más reciente informe: “A pesar de las adversidades, estamos saliendo adelante”, ¿hablará de los Taddei? ¿de los Bartlett?, ¿de sus hijos?

Otra: “También es conveniente expresar que más allá del simple crecimiento económico, lo fundamental estriba en desterrar la corrupción y los privilegios para destinar todo lo obtenido y ahorrado en beneficio de la mayoría del pueblo.” Pufff… sin palabras.

Lo cierto es que, AMLO, como todos los expresidentes PRIANISTAS, son infinitamente iguales de mentirosos

Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: