A juicio del presidente Andrés Manuel López Obrador “no fue tan grave” la violencia que se vivió en Orizaba, Veracruz, el lunes por la tarde cuando unos presuntos delincuentes quemaron vehículos y amenazaron con hacer estallar una granada al interior de un domicilio.

Para el mandatario federal hubo mucha “propaganda” ya que los presuntos delincuentes hicieron una transmisión en vivo al momento de los hechos, la cual fue transmitida en redes sociales con la intención de que se liberara a uno de los detenidos.

“Cuando se detiene a algunos dirigentes de bandas, en ocasiones para tratar de impedir la acción de las corporaciones, hacen propaganda; en este caso hasta transmitieron en vivo y los de los camiones que les prenden fuego tienen ese mismo propósito. Sin embargo, se tiene que aplicar la ley, puede ser ruidoso, escandaloso, sensacionalista, amarillista, pero se actúa. Afortunadamente no fue tan grave, fue más un asunto de propaganda y en redes” evaluó el presidente.

Aclaró que no es deseo de las autoridades que esto suceda, pero que los adversarios del gobierno que encabeza “se dieron gusto” porque quieren que le vaya mal y que en todo se fracase.

López Obrador dijo que la Guardia Nacional ya intervino en el asunto que derivó en el fallecimiento de un presunto delincuente y la detención de otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: