Milton Martínez Estrada / El Tiempo

DURAZO: ¿«CONGELADORA» O PLATAFORMA?

La presidencia del Consejo Nacional de Morena representa para Alfonso Durazo la posibilidad de avanzar en sus aspiraciones políticas o el estancamiento para la contienda electoral de 2024.

La vida y la política se entienden por sus inconmensurables matices, no todo es blanco o negro, hay una amplia escala de grises; sin embargo, para los efectos de este escrito semanal hablaremos de dos filos: de una «congeladora» política o una plataforma electoral.

Les cuento: La entrega de esta semana, que hoy está frente a sus ojos, nació en el inexpresivo rostro de Durazo cuando recibió la presidencia del Consejo Nacional de Morena el pasado fin de semana.

Parecía el rostro de quien recibe un premio de consuelo y no la de un dirigente nacional que tendrá bajo su mando la elección de candidatos en las próximas pizcas electorales.

Creo que la imagen más expresiva del nuevo presidente del consejo morenista es donde se aprecia que lleva su mano al corazón para agradecer el respaldo de la militancia allí presente. No más.

El lenguaje corporal de ese momento no era el de un político triunfante sino de alguien abstraído, explorando mentalmente su futuro. 

Aquí vamos. En la historia política reciente, otro sonorense también se quedó por muchos años en la antesala de una candidatura: Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Cuando el político sonorense se encontraba en el «peak» de su trayectoria, como diputado federal y senador, en total control del Poder Legislativo en México durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, allá por 2012 lo nombraron jefe de campaña de Enrique Peña Nieto, a pesar de que el natural para esa candidatura presidencial era Beltrones.

El oriundo de Villa Juárez en aquellos días fue más institucional que revolucionario y aceptó las decisiones partidarias y cupulares. Veía como opción el 2018. Esperaría su turno.

En los seis años del gobierno peñanietista se convirtió en dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional. Un puesto que lo llevaría a una trampa política.

Él no lo dijo, pero todos los que seguimos de cerca las elecciones de 2016 advertimos que a Beltrones lo dejaron solo.

El PRI tuvo una histórica derrota electoral donde perdió siete de doce gubernaturas. Incluyendo cuatro de sus bastiones: Veracruz, Tamaulipas, Durango y Quintana Roo, donde había gobernado durante 86 años.

Beltrones asumió la derrota y renunció a su cargo. En 2018, cuando se presentaba una nueva oportunidad presidencial, se vio involucrado en un desvío de fondos públicos desde los estados de Sonora, Chihuahua, Durango, Estado de México, Morelos, Colima y Distrito Federal, hacia el PRI.

Un escándalo internacional dado a conocer desde The New York Times y que a la postre fue conocido «Operación Safiro» (sí, safiro con «s»).

Esto último neutralizó por completo las intenciones presidenciales beltronistas.

No se debe olvidar el pasado priista de AMLO y Durazo. Ambos saben de cómo funcionan los premios de consolación en aquel partido y para qué sirven lo que se conoce como la «congeladora» política.

Peeeeeero, no llegan aún a la desesperación extrema, en una amplia charla que sostuve con mi amigo audiocolumnista, Fernando Pedraza, también conocido como el Doctor Zucho, me dice que la presidencia congresista de Durazo tiene exactamente el otro filo del que no he hablado, pero que ahora les voy a escribir: la gran plataforma que representa para el gobernador sonorense este nuevo encargo.

El buen Pedraza pone con fuerza sobre la mesa de discusión las grandes alianzas de Durazo con el capital privado y el poder público en Estados Unidos.

Se decanta por las cercanías del bavispeño con el gigante Grupo México, su contraparte al otro lado, la Union Pacific, y el interés estadunidense por el litio sonorense.

Con la obviedad de que la presidencia del consejo guinda también lo coloca en una posición predominante en la elección de los futuros candidatos para el proceso electoral 2023-2024.

No desestima que el puesto partidista también le consigue a la causa duracista un escaparate político más, que se suma a la construcción del Parque Solar más grande de Latinoamérica, la modernización de las aduanas en Sonora, la creación de la carretera que una las capitales de Chihuahua y nuestra entidad, el cambio de las vías de ferrocarril en Nogales, ahhh y por supuesto la gubernatura que ostenta.

Lo inquirí por el rostro inexpresivo de Durazo y me dejó ver que solo cavilaba por la responsiva partidista que se le vino encima.

Por último, defendió que la política internacional dicta el regreso a la defensa de la economía regional y puntualizó que los proyectos-escaparates de Durazo tenían esa esencia.

Los líderes internacionales -adjuntó el doc Pedraza- ven con buenos ojos a Durazo sobre todo por su política a seguir en la extracción del litio sonorense, que es un mineral estratégico en la discusión mundial.

Faltará por saber qué opinarán y cómo actuarán el canciller Marcelo Ebrard y AMLO, quienes también tienen mano en el timón morenista y definen los destinos políticos que serán visitados en México.

Coincidimos que es temprano en la contienda electoral, no obstante, este puesto para Durazo genera reacciones.

Digamos que la moneda está en el aire. Para usted qué le significa: ¿«Congeladora» o plataforma? Nos leemos la próxima semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: