Un portaaviones estadounidense llegó a Corea del Sur este viernes para unirse a los buques surcoreanos en una demostración de fuerza militar destinada a enviar un mensaje de advertencia a Corea del Norte, informaron autoridades.

El ejemplar USS Ronald Reagan y los buques de su fuerza de ataque acompañante atracaron en una base naval en la ciudad portuaria sureña de Busan.

Su llegada supone el despliegue más importante hasta la fecha en el marco de un nuevo impulso para que más “activos estratégicos” con capacidad nuclear de Estados Unidos operen en la zona para disuadir a Corea del Norte.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, impulsó la realización de más ejercicios conjuntos y otras demostraciones de poderío militar como advertencia a Corea del Norte, que a principios de este año llevó a cabo un número récord de pruebas de misiles después de que fracasaron las conversaciones para persuadirla de que pusiera fin a su desarrollo de armas nucleares y misiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: