El fiscal de la unidad especializada en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes en el sur de México en 2014 presentó su renuncia después de tener problemas por falta de personal y de polémicas medidas que parecían relegarle de un caso cuya investigación podría ahora sufrir un duro golpe, según los abogados de las víctimas y organizaciones internacionales.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció el martes la dimisión de Omar Gómez Trejo, encargado de la investigación desde 2019, por no estar de acuerdo con los procedimientos para determinar quiénes debían ser detenidos.

“El fiscal se va porque no estuvo de acuerdo en los procedimientos que se siguieron para aprobar las órdenes de aprehensión, hubo diferencias en eso, y yo apoyo el que hayan sacado las órdenes de aprehensión de acuerdo con lo que establece el documento, que es el resultado de una investigación que llevó mucho tiempo”, agregó

En la conferencia matutina de Palacio Nacional, López Obrador aseveró que el Gobierno está recibiendo “muchas presiones de todo tipo”, y que seguirán adelante con la investigación encabezada por el subsecretario de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas.

“Decirles a los padres de los jóvenes de Ayotzinapa, a ellos me dirijo de que tengan confianza, que nosotros vamos a continuar con la investigación. Ojalá y me crean de que estamos recibiendo muchas presiones de todo tipo y de muchas partes, pero que tenemos la firme voluntad de hacer justa, y que yo estoy acostumbrado a resistir, y como decía el general Torrijos: el que se aflige, se afloja”, declaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: