Clara Aragón  / MO

Para las comunidades yaquis, la celebración a sus muertos no se limita al 1 y 2 de noviembre, sino que es desde octubre, con la instalación del tapanco, ofrendas, rezos y cantos que se realiza el ritual del Regreso de las Ánimas.

La finalidad es pedir por la salvación y eterno descanso de las almas de los infantes, denominados parvulitos, y de las ánimas de las personas que no se casaron por la Iglesia, además estos 31 días sirven de preparación espiritual para la llegada de las ánimas de las personas mayores, como abuelas, papás, tías, hermanos o todo aquel familiar adulto.

Promotoras culturales de la región organizaron una muestra de la instalación de los tapancos, la ceremonia correspondiente, así como el significado de sus elementos, pues se hicieron rituales abiertos a la comunidad en diferentes recintos.

Magda Medina, integrante de la tribu yaqui y promotora cultural del Yo´o Joara, dijo que en las primeras horas del primero de noviembre, se instalan los tradicionales tapancos frente a los hogares de las familias yaquis o las iglesias. Junto al tapanco se coloca una cruz, veladoras, tres cohetes, un vaso de agua y las ofrendas. Esta ceremonia va acompañada de rezos y cantos.

Una vez que las cantoras y el maestro de la iglesia piden por el eterno descanso de las almas, las ofrendas se reparten entre ellos y las personas invitadas, pero la familia anfitriona se abstiene de consumir dichos alimentos.

Por otro lado, en el Centro de Culturas Populares e Indígenas de Cajeme, también se realizó esta ceremonia y se encuentra una exposición, exposición ‘Sea takaá jiapsi bwa’ame – Alimento de los espíritus’-, a través de la cual se pueden conocer las tradiciones y actividades dedicadas a los muertos, por parte de las comunidades yaqui.

Las Cantoras

El maestro de la iglesia es el encargado de dirigir las oraciones y los cantos en latín; también hace lectura de una lista con los nombres de las ánimas.

Junto a las mujeres cantoras se coloca frente al tapanco para pedir por el eterno descanso de las personas que habitaron esa casa y que ya partieron de este mundo terrenal.

La Ofrenda

Tradicionalmente la ofrenda que se coloca en el tapanco incluye carne con chile, wakabaki, tortillas de harina y el atol de harina, que son comidas ancestrales de la tribu yaqui. Pero con el tiempo se fueron incluyendo más elementos como café, refrescos, galletas, dulces, pan de muerto y fruta.

El Tapanco

El tapanco es una plataforma, que se elabora cada año en estas fechas con mezquite tallado, batamote, o tronco de pitahaya. Debido a que las ánimas deben evitar tocar el suelo es que se construyen de un metro y medio de alto como mínimo.

Junto al tapanco se coloca un vaso de agua, para calmar la sed de las ánimas; la cruz, como símbolo del cristianismo; veladoras, para iluminar el camino de las ánimas; y tres cohetes, como símbolo de la Santísima Trinidad, los cuales se deben tronar para que así, las almas que se quedaron en la obscuridad puedan retornar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: