El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró tener “la conciencia tranquila” tras dar la instrucción de liberar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, pues declaró, su intención era “evitar una masacre”.

Este miércoles 26 de octubre, al recordar los hechos ocurridos en el llamado Culiacanazo, en el que fue capturado y posteriormente liberado el hijo del Chapo Guzmán, el mandatario federal rechazó que la acción haya respondido a la presión de un grupo de la delincuencia.

Y es que según rememoró, el 17 de octubre de 2019 un grupo realizó una investigación en Culiacán, Sinaloa, para detener a Ovidio Guzmán; sin embargo, tras su detención “hubo una reacción del grupo de la delincuencia”.

“Deciden aprehenderlo al medio día en su casa y hay una reacción del grupo de la delincuencia, empiezan a movilizarse con armas de alto poder, empiezan a agredir a unidades habitacionales de militares, secuestran a militares, se colocan en lugares estratégicos en Culiacán”, comentó el jefe del Ejecutivo federal.

Agregó que tras ser informado sobre los hechos, lo primero que pensó fue en la vida de las personas, pues dijo, era una situación delicada en donde “iba a haber una confrontación en plena ciudad que posiblemente causaría la muerte de cientos de personas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: