El cadáver localizado la mañana del martes en aguas del Canal Bajo y 600, pertenecía a un hombre que murió, al ser estrangulado con un torniquete.

El occiso fue identificado como José Guadalupe A. M., de 34 años. Tenía su domicilio en el ejido Francisco I. Madero, Campo 30, Valle del Yaqui.

La penosa identificación del cadáver la hicieron sus familiares en la Agencia del Ministerio Público especializada en homicidios dolosos.

Se informó que el hombre tenía cerca de una semana que se desconocía de su paradero desde que salió de su casa.

Trascendió de manera extraoficial según el dictamen postmorten, que dejó de existir de asfixia por estrangulamiento.

Se dijo que los presuntos victimarios le colocaron un torniquete en el cuello para provocarle la muerte y después arrojarlo a las aguas del Canal Bajo.

Fue en la compuerta del lado norte de la calle 600 del referido afluente dónde fue extraído con la pala de una draga que realizaba tareas de desazolve.

En una de las ocasiones en que extrajo desechos orgánicos y plantas acuáticas apareció el misterioso bulto.

Personal del Distrito de Riego del Río Yaqui, dieron parte a los ocupantes de una patrulla de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) que pasaba por el lugar.

Luego de revisar el bulto que estaba envuelto en una cobija a cuadros de color azul oscuro y plástico negro, descubrieron que se trataba de un cuerpo humano.

Enseguida policías estatales avisaron a las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) y personal de Servicios Periciales se hizo cargo de las diligencias del caso.

Después realizó el levantamiento y traslado del cadáver al anfiteatro del Centro Integral de Procuración de Justicia, dónde quedó a disposición de médicos legistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: