La ciudad de Buffalo se prepara para recibir otra nevada este martes mientras trata de recuperarse de una descomunal tormenta invernal que mató por lo menos a 28 personas, dejó a otras varadas en sus autos y obligó al cierre de aeropuertos.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó hasta 5 centímetros (2 pulgadas) de nieve en el condado Erie, que incluye a Buffalo, la segunda ciudad más grande del estado de Nueva York con unos 275 mil habitantes.

Si bien eso es poco comparado con los 1,2 metros (4 pies) de nieve que cayeron en otras partes del país, “toda nieve adicional que caiga en Buffalo tendrá un efecto significativo”, declaró el meteorólogo Bob Oravec.

El mayor impacto que tendrá será la manera en que entorpecerá los intentos de despejar la nieve que cayó previamente”, indicó Oravec

El resto de Estados Unidos seguía estremecido por la tormenta y se reportó de al menos otras 24 muertes en otras partes del país. Varias comunidades, desde Maine hasta el estado de Washington, seguían sin electricidad.

En Buffalo, los muertos fueron hallados en sus autos, viviendas o bancos de nieve. Algunos murieron cuando despejaban nieve, otros debido a que los cuerpos de rescate no pudieron llegar a tiempo para atender crisis médicas. El administrador del condado Mark Poloncarz catalogó la tormenta como “probablemente la peor en nuestras vidas”, incluso para una región donde las fuertes nevadas son comunes.

El presidente Joe Biden ofreció asistencia federal al estado de Nueva York, mientras la gobernadora Kathy Hochul inspeccionó las zonas afectadas en Buffalo —su ciudad de origen— y calificó la tormenta de “una para la historia”. Casi todos los camiones de bomberos de la ciudad se vieron varados el sábado, indicó.

Hochul destacó que la tormenta ocurrió poco más de un mes después de que la región se vio afectada por otra nevada “histórica”. Entre esas dos tormentas, el nivel de nieve no fue muy distinto a los 242 centímetros (95,4 pulgadas) que en promedio, cae en la zona cada invierno.

El servicio meteorológico indicó que el nivel de nieve en el Aeropuerto Internacional Buffalo-Niagara fue de 1,25 metros (49,2 pulgadas) a las 10 a.m. del lunes. El aeropuerto estará cerrado por lo menos hasta el miércoles en la mañana, dijeron autoridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: