Milton Martínez Estrada

Más de 16 años sin justicia

Un total de 1,200 trabajadores del Sindicato Minero Nacional, sección 298, exigen su reinstalación laboral a casi 17 años de haber estallado en huelga el 5 de marzo de 2006.

Hace una semana, el lunes 16 de enero  anterior, una comitiva de 10 mineros se apostaron sobre la plaza Zaragoza, frente al Palacio de Gobierno sonorense, para exigir a las autoridades una solución a su conflicto laboral.

Una de las víctimas de esta injusticia, el exmecánico de las perforadoras mineras, Luis Jacobo Flores Hernández, dio a conocer su postura sobre este conflicto laboral que inició debido a que Grupo México acabó con el diálogo negociador durante la revisión del Contrato Colectivo 2006.

En aquel entonces «el gigante minero» dio por concluidas las negociaciones al sentirse respaldado por el entonces presidente de México, Vicente Fox, y el otrora gobernador sonorense, José Eduardo Robinson Bours Castelo.

Los informes periodísticos de la época reseñan que el cese a las negociaciones por parte de la minera contaba con la venía de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

El líder sindical de la sección 298, Porfirio Díaz Muñoz, concedió en aquellos años una entrevista al periódico de alcance nacional, La Jornada, en donde «responsabilizó» a Bours y a Fox de que la revisión contractual se haya ido al carajo.

Para contexto de ustedes, apreciados lectores, el mandamás del Sindicato Minero Nacional, Napoleón Gómez Urrutia, se había autoproclamado perseguido político luego de la tragedia en Pasta de Conchos y por los controversiales 50 millones de dólares, que orillarían al conocido «Napito» a autoexiliarse en Estados Unidos y luego en Canadá, por un periodo de 11 años.

«Nos quedamos desamparados con la salida de Napoleón Gómez Urrutia y la fuerza que tenían Vicente Fox y Eduardo Bours», rememoró don Luis Jacobo.

Hoy, a casi 17 años de aquella injusticia laboral, esta comitiva de mineros, procedentes de la mina «La Caridad, en Nacozari y «La Calera», de Agua Prieta, tiene la intención que el gobierno sonorense, encabezado por Alfonso Durazo, interceda para destrabar estas diferencias laborales.

Los sindicalizados destituidos y desplazados elevaron sus pancartas frente al Palacio de Gobierno sonorense, a fin de hacerse escuchar en su ruego de justicia en materia laboral y en memoria de su compañero caído, Reynaldo Hernández González, quien perdió la vida de manera misteriosa el 11 de agosto de 2007, en uno de los caminos que lleva a la fundidora de la mina.

Supuestamente, unos delincuentes le arrancaron la vida, cita el informe oficial. 

Aunque los mineros tienen el sabor de boca que el asesinato de Reynaldo estuvo más relacionado con las tensas relaciones laborales cuando la víctima transportaba los documentos oficiales expedidos por un juez en el entonces Distrito Federal y con los que se ordenaba la reinstalación de los 1,200 mineros.

La versión oficial y lo que aseguran los sindicalizados se contraponen. Usted, saque sus conclusiones.

A unos días de que se cumplan los 17 años de esta diferencia laboral, los mineros exigen -en caso de no ser reinstalados- el pago de sus finiquitos, con las conducentes actualizaciones inflacionarias; la devolución de 20 unidades vehiculares que les fueron incautadas, a precio de valor actual.

Y, lo más importante, que sus nombres dejen de estar boletinados en el sector minero debido a que por este conflicto no han podido ofrecer sus servicios en otros proyectos mineros.

«Hasta nuestros hijos están impedidos para trabajar en esta mina (La Caridad) y otras más», precisó el representante mediático de los destituidos.

Los mineros que acudieron al Palacio de Gobierno fueron atendidos por José Haro, de la Secretaría de Gobierno, para recoger las peticiones de los afectados, y con el objetivo de entregárselas al mandatario sonorense en persona.

La petición de los destituidos es clara: Solicitarle a Alfonso Durazo que eleve esta solicitud al secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Estaremos al pendiente de esta gestión y exigencia de los mineros. La otra semana les platico cómo se ha movido el ajedrez político con rumbo a la elección de 2024.

Nos leemos el otro lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: