El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) informó que concluyó la revisión del ciento por ciento de las granjas avícolas ubicadas en la región de Durango y Coahuila, en donde se presentó el brote de influenza aviar de alta patogenicidad AH7N3.

El organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural precisó que se tomaron muestras en 298 unidades de producción avícola.

Detalló que había sospecha de enfermedad en 48 granjas del norte del país -tres de ellas ubicadas en Chihuahua- y mediante análisis de laboratorio se confirmó la presencia en 20 unidades (10 en Coahuila y 10 en Durango), en las que murieron por enfermedad y sacrificio humanitario un millón 887 mil 672 aves, que fueron enterradas en fosas sanitarias bajo control oficial.

Con estas acciones, dijo, se protegieron más de 35 millones de aves en la región, gran parte de ellas de alto valor genético y, actualmente, se realizan labores de limpieza, desinfección y vacío sanitario de las granjas contaminadas para posteriormente permitir su repoblación, señaló.

Indicó que en este momento expertos de la Comisión México-Estados Unidos para la Prevención de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Exóticas de los Animales (CPA) del Senasica realizan semanalmente muestreos a todas las unidades de producción avícola de Coahuila y Durango, con el fin de constar que ya no hay circulación del virus en la región y levantar, en su caso, la cuarentena interna establecida por el organismo de Agricultura.

El Servicio Nacional subrayó que, aun cuando de momento el brote se encuentra bajo control, activará el Dispositivo Nacional de Emergencia de Sanidad Animal (Dinesa) para intensificar las labores de vigilancia epidemiológica en todo el territorio nacional y evitar la dispersión del virus H7N3, presente en varios estados del centro del país desde 2012, fuente del actual brote norteño.

Precisó que la puesta en marcha del dispositivo permitirá, además, aplicar medidas de prevención ante la amenaza que representa la temporada de migración de aves acuáticas que se presenta entre los meses de octubre y marzo, ya que los patos y gansos que viajan hacia el sur durante el invierno pueden traer consigo diversas cepas de virus de gripe aviar no existentes en el territorio nacional, como la H5N1 de alta patogenicidad que actualmente se expande por Estados Unidos y que ha causado la muerte de cerca de 40 millones de aves de corral en ese país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: