La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, fue víctima de un atentado cuando llegaba a su domicilio en Buenos Aires, pese a que el arma sí fue disparada, el tiro no salió y el equipo de seguridad de Fernández consiguió ponerlo bajo custodia.

Tras la agresión, Cristina Fernández continuó con su recorrido en el que saludó a sus simpatizantes, quienes acusaron que ese hecho fue un intento de magnicidio.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, declaró a la cadena C5N: “Una persona que es indicada por quienes estaban cerca de él que tenía un arma es detenida por personal de la custodia. Lo apartan, se encuentra el arma y ahora tiene que ser analizada”.

Según imágenes difundidas por la Televisión Pública, un hombre le apunta a la vicepresidenta con una pistola justo cuando descendió de un automóvil para saludar a seguidores que la aguardaban frente a su domicilio en la capital argentina.

El sospechoso fue reducido por los custodios de Fernández de Kirchner y apresado. No se informó su identidad. Tampoco se sabe todavía si el arma es verdadera o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: