Dayan Lagarda

El cuidado de los recursos naturales, como el agua, se ha convertido en una exigencia en la actividad agrícola y más cuando los cultivos son de alta exigencia hídrica como el trigo y el maíz, es por eso que cada ciclo se crea un plan de riegos para no desperdiciarla.

De acuerdo con información del Organismo de Información Agropecuaria y Pesquera del Estado de Sonora (Oiapes), en el Valle del Yaqui se tiene un permiso de siembra de 140 mil 437.91 hectáreas de trigo y 34 mil 243.89 de maíz, los más exigentes en agua.

Al respecto, Luis Antonio Cruz Carrillo, presidente del Distrito de Riego del Río Yaqui, señaló que estos cultivos no sobrepasan los tries riegos por temporada, pues se ha aprendido a manejar mejor el recurso en comparación con años anteriores donde se aprobaban hasta el doble de riegos.

“Ahorita el productor triguero se va a ajustar a tres riegos en planta, cuando antes eran hasta 5 riegos, pero gracias a investigaciones que se han llevado a cabo para cuidar el agua, igual en el maíz, antes eran hasta 7, hoy solo son 4 riegos”, comentó.

Añadió que, el frío es otro factor que influirá para que estos granos no ocupen demasiada agua, los que es importante para tener un abasto necesario en este ciclo 2022-2023 que ya esta por terminar su etapa de siembra en los campos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: