Miguel Ángel Vega C. 

¿Cómo llegó la hora de abandonar los abrazos? 

Leíamos y escuchábamos algunos analistas, expertos en seguridad, que coinciden con nuestra forma de pensar, sobre la pregunta: ¿Será que el presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, ha decidido abandonar su fracasada política de “abrazos, no balazos”? Porque de no llevar ningún capo detenido en lo que iba de su sexenio, ya lleva dos, si contamos que en julio pasado capturaron a RAFAEL CARO QUINTERO, en el norte de Sinaloa y el jueves 5 de enero se echó al plato a OVIDO GUZMÁN LÓPEZ, en Culiacán. Y a eso súmele otros casos menores, aunque no tan menores, como la captura del hermano del “Mencho” ANTONIO OCEGUERA CERVANTES “El Tony Montana” y la ejecución en Chihuahua de ERNESTO “El Neto” PIÑÓN DE LA CRUZ. Entonces esto de alguna manera da para pensar que han dado resultado las presiones que ha ejercido la oposición con sus críticas al régimen, la presión de Estados Unidos en el pálido combate al crimen  y por supuesto la presión que ejercemos los medios de comunicación libres, que sin ataduras publicamos la pura verdad, sin sumisiones ni compromisos que oculten los puntos clave, en temas tan delicados y dolorosos como la inseguridad que si bien es cierto, no empezó en el sexenio de López Obrador, sino en  el de FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y le siguió en el de ERNIQUE PEÑA NIETO, pero la mera neta en este sexenio de AMLO las cosas se han tornado demasiado feas como nunca se había visto en la historia del país, porque hemos visto a un crimen organizado que se burla de los militares, lo que nunca se había visto. Hemos visto que el presidente felicita a los criminales después de las elecciones. El presidente pide respeto para los miembros del crimen organizado argumentando que también son seres humanos. Hemos visto que el presidente les pide que se porten bien, porque si no los acusará con sus mamás. O sea, viles tonterías como para que las diga un  presidente de la república, sobre todo en un tema tan delicado, como la inseguridad que según los últimos números se ha llevado a 143 mil mexicanos en lo que va de este sexenio, que ha superado en mucho a los sexenios anteriores. Por eso da la impresión de que AMLO el blandengue con el crimen, se haya puesto las pilas, porque además el hombre es muy político y las campañas ya están encima y esto claro que puede influir en los resultados de las votaciones para los candidatos de Morena, porque sin duda la seguridad es la piedra en el zapato de la 4T que encabeza. Ojalá pues, que empecemos a ver, que esas reinas del carnaval que se pasean por nuestras calles, en patrullas nuevas, empiecen una verdadera batida en contra de quienes tienen azorada a la población con sus hechos violentos. Por lo pronto ayer nos reportaban algunas consecuencias que afectaron la movilidad de la gente, tanto porque no había líneas de camiones operando rumbo al sur, como porque los aeropuertos estaban inactivos, tanto el local como los de Culiacán, Mazatlán y Mochis. Pero además en la carretera aún filmaban videos donde se miraban algunos de los 250 carros quemados, entre ellos camiones y trailers, de los que le quitaron a la gente en los momentos más álgidos después de la captura de Ovidio. Y hay que decirlo, no deja buena impresión el hecho de que ya se haya dicho que se suspendió la extradición de Ovidio a EU, toda vez que México no tiene capacidad para retener a un reo de ese nivel y mantenerlo en este país, es mantener el riesgo de una fuga como las dos que protagonizó su padre, en diferentes penales del país. Pero, además, en este país, en los penales hay un síndrome llamado corrupción en el marco del cual con dinero todo es posible para los reos, que llegan al grado de comprar a los jefes para que los ayuden a salir, aunque después anden con el agua hasta el cuello, pero con la cuenta bancaria hasta el gorro de billetes. Y sobre eso de que desactivaron la posible extradición de Ovidio a EU, hay quienes tienen la duda si en eso tuvo que ver el que ha visitado cinco veces el municipio de Badiraguato en lo que va de su sexenio, siendo tan chico, cuando hay ciudades del país, que no ha visitado nunca………………. Salvo la presidenta de la Asociación de Periodistas del Valle Yaqui, CLAUDIA PÉREZ GONZÁLEZ, que lo que sea de cada quien ha estado muy activa en el cargo, nadie que sepamos se había acordado de ofrecer alguna atención a los miembros de este gremio, tan golpeado en muchos aspectos en los últimos años, hasta que ayer la compañera HILDALILA CAMACHO, extendió una invitación de parte de Movimiento Ciudadano, para el próximo lunes 9 de enero en el Salón de Eventos Colibrí, con motivo de Día del Periodista que fue el pasado 4 de Enero, pero que todavía se vale. No interesa si habrá desayuno, si habrá café, agua o lo que sea, lo que interesa es la intención y la atención…………  Según  la empresa encuestadora Consulta Mitofsky, a diciembre pasado el alcalde de Hermosillo, ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, era el presidente municipal mejor aprobado de los 72 de Sonora, con un 55.9 por ciento, seguido por el de Nogales, JUAN FRANCISCO GIM NOGALES con un 45.2 por ciento y el tercer lugar lo alcanza el de Cajeme, CARLOS JAVIER LAMARQUE CANO con un 45 por ciento cerrado. Y es que es de “Toño” obviamente que no es dioquis, toda vez que el éxito en sus acciones es evidente, sencillamente siendo la capital del Estado, la ciudad más grande de la entidad y mantiene mucho mejor control de la inseguridad que otros municipios, como el propio Cajeme, Guaymas, Empalme y Caborca, por decir algunos, donde la violencia de desató. Pero a eso agréguele el éxito en los ahorros millonarios con la compra de patrullas eléctricas, el éxito en la recolección de basura y algunos otros, que lo colocan como el primero en Sonora y uno de los primeros a nivel nacional. En la misma encuesta se lee que el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, anda en el 63.9 por ciento y el gobernador ALFONSO DURAZO MONTAÑO, en el 46. 4 por ciento, alcanzando el lugar 23 a nivel nacional. Y seguramente en el caso de AMLO con la detención de OVIDIO GUZMÁN LÓPEZ, se modificará su percepción de aceptación, no sabemos si a la baja o a la alta, depende con la óptica que lo vean los encuestados.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: