Óscar Félix

Por ser un cultivo de bajo costo en su producción, la siembra del ajonjolí ha desplazado a la agricultura tradicional en el Valle del Yaqui y más aún cuando no se requiere bastante gasto en lo que es el recurso hídrico, dijo Juan Pablo Lugardo Leyva.

El productor e impulsor en el sur de Sonora agregó que dicha labranza ha tomado mucha relevancia en los tres últimos años y esto se demuestra a que ha venido creciendo, la variedad de trilla directa y que es muy buena opción en el verano.

“Además su cosecha es mecanizada y tiene las mismas bondades del ajonjolí tradicional, pero lo más importante es que trae una baja demanda hídrica pero no hay desgaste de granos”, insistió.

Subrayó que el riego que requiere el ajonjolí es el llamado de asiento, así como de auxilio sin embargo se han presentado positivas precipitaciones lo que se ha regado estilo temporal.

“Dicha siembra requiere un costo bajo de entre 6 mil a 8 mil pesos por hectárea y con un buen retorno de inversión, ya que los costos del ajonjolí han estado fluctuando de manera positiva para los productores teniendo de esa manera muy buena utilidad”, señaló.

Lugardo Leyva hizo ver que México no es autosuficiente en cuanto a la producción de dicho grano, ya que se produce de entre 60 a 80 toneladas y eso no aminora las necesidades que tiene la industria por lo que se tiene que importar de otros países para que se puedan cubrir la demanda del mercado nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: